Yo Frankenstein - Todas las escenas

Yo Frankenstein – Todas las escenas

Yo Frankenstein

Todas las escenas de Yo Frankenstein.
No te pierdas los mejores momentos y frases de la película.

Una vida a cambio de otra

Me empujaron a la existencia en el invierno de 1795. Un cuerpo viviente, sin alma. Cosido, sacudido y devuelto a la vida a golpes por un demente. Horrorizado por su creación, trató de destruirme. Pero sobreviví. Y hallé el modo de volver a él.
(¡Elizabeth!)
Yo quería una vida a cambio de otra.


La humanidad no me interesa

– La Orden de las Gárgolas debe su existencia al gran arcángel Miguel. Es nuestro deber sagrado luchar contra la horda de demonios, 666 legiones desatadas por Satanás tras su caída del cielo. Los humanos nos consideran meros ornamentos. Y no pueden imaginar la brutal e invisible guerra que se libra en torno a ellos cada día. Una guerra que algún día puede determinar el destino de la humanidad. Ahora tú has entrado en esta guerra.
– La humanidad no me interesa


Un error que sólo cometes una vez

– ¡Adam! Si algún día cambias de idea, siempre hallarás refugio aquí.
– Confiar en los demás es un error que sólo cometes una vez. Por eso salí en busca de los confines más lejanos de la tierra, donde ningún humano, demonio o gárgola pudiera encontrarme jamás.


Si Frankenstein fue real

– El hecho de que algo esté aún por hallar, no significa que no exista. Pero si Frankenstein fue real. Si de verdad dio vida a un ser humano. ¿Le sería a usted útil estudiarlo?
– Pues sí, por supuesto.


Su mayor tesoro

En el fragor de la batalla, dejaron desprotegido su mayor tesoro.


¿De dónde lo ha sacado?

– ¿Frankenstein?
– Usted dijo que tenía que haber constancia de su trabajo.
-¿De dónde lo has sacado?… – ¿Es auténtico?
– Dígamelo usted.


Busco mis propias respuestas

– Eres un milagro viviente. Contienes las respuestas que tantos buscan.
– Busco mis propias respuestas.


Dios te condenará

– Recuerda, no tengo alma.
– Dios te condenará.
– Ya lo ha hecho


Sólo si te comportas como tal

– Soy diferente.
– No es tan diferente.
– Soy una docena de partes de ocho cadáveres. Soy un monstruo.
– Sólo lo eres si te comportas como tal.


Prefiero morir

– Sé quién es usted. Y sé lo que quiere que haga. Y no lo haré. Prefiero morir.

– ¡Carl!
– ¿Quiere que vuelva? Muéstreme cómo.


– He venido a destruirte

– ¿Frankenstein? ¡Qué amable has sido al volver!
– He venido a destruirte.

Comparte si te gustó 🙂