Perfume dulce promesa, Sin City Ciudad del Pecado

El viento se eleva electrizante. Ella es dulce y cálida, casi etérea. Su perfume es una dulce promesa que hace aparecer lágrimas en mis ojos. Le digo que no se preocupe. Que la salvaré de todo cuanto la asuste y que la llevaré muy lejos…

Le digo que la quiero.

El silenciador hace del disparo un susurro, y la abrazo fuerte hasta que se desvanece. Ya nunca sabré de que huía. Cobraré el cheque por la mañana.