Muslos desnudos - Codicia, Ángeles Caídos

Muslos desnudos – Codicia, Ángeles Caídos

Muslos desnudos.

Avanzó y sus tacones altos dejaron un rastro en el asfalto picado.
Cuanto más se acercaba más atractiva se volvía. Mierda, sus labios estaban hechos para el sexo, de un rojo profundo y levemente abiertos, y ese cabello… todo en lo que podía pensar era en caer sobre su pecho y muslos desnudos.
Jim metió las manos en los bolsillos de sus vaqueros. Era mucho más alto que ella, pero la forma en que ella caminaba era como un puñetazo en el plexo solar, que lo inmovilizaba con tórridos pensamientos y vívidos planes: mirando su pálida piel, se preguntó si sería tan suave como parecía. Se preguntó un montón de cosas acerca de lo que había debajo de ese vestido. Se preguntó cómo se sentiría tenerla debajo de su cuerpo desnudo.