Mejores escenas de Ex Machina

Mejores escenas de Ex Machina

Ex Machina

Selección de los momentos más intrigantes y románticos de la película.
Si los robots pueden emular las emociones; pueden amar, mentir, odiar… ¿Qué somos nosotros?
Una película que nos deja llenos de dudas. Una película donde la barrera que separa la inteligencia artificial de la consciencia humana desaparece.

A nadie no como tú

– ¿Tienes nombre?
– Sí. Ava.
– Encantado, Ava.
– Lo mismo digo, Caleb.
– Nunca había conocido a alguien nuevo. Solo a Nathan.
– Creo que los dos estamos en una situación similar.
– ¿No has conocido antes a mucha gente nueva?
– A nadie no como tú.


Te equivocas

– Caleb, te equivocas.
– ¿En qué me equivoco?
– Nathan.
– ¿En qué sentido?
– Él no es tu amigo.
– Disculpa, perdona… Ava, no te entiendo.
– No confíes en él. No te creas nada de lo que te diga.


¿Puedes culparla por gustarle?

– Y si en lugar de hacer arte sin pensar, hubiera dicho: “Sabes, no voy a pintar nada a menos que sepa exactamente por qué lo estoy haciendo”. ¿Qué habría pasado?
– Que no habría hecho ni una sola raya.
– ¡Sí! Ese es mi chico, el que piensa antes de abrir la boca.
– No habría hecho una sola raya.
– El reto no es actuar automáticamente. Es encontrar una acción que no sea automática. Desde pintar, respirar, hablar… hasta follar. O hasta enamorarse… Y para que conste, Ava no finge que le gustas. Su coqueteo no es un algoritmo para engañarte. Sólo conoce a dos hombres, a ti y a mí. Y yo soy como su padre ¿Puedes culparla por gustarle?… No, no puedes


Baila con ella

– No hagas eso, no lo hagas. No tienes que hacerlo… ¿Pero qué haces?
– Te lo dije pierdes el tiempo hablando con ella. Sin embargo, no perderías el tiempo si bailaras con ella… Adelante, baila con ella. Baila con ella. ¿No? ¿No te gusta bailar? A ella sí. Vamos, colega.


¿Tú quieres estar conmigo?

Quiero estar contigo… Quinta pregunta: ¿Tú quieres estar conmigo?


Tienes que ayudarme

– No sabía dónde estabas. Ayer te estuve esperando toda la tarde y toda la noche. Pensé que no volvería a verte… ¿No vas a decir nada?
– Estoy esperando.
– ¿Esperando?

– No hables. Solo escucha. Tenías razón en lo que dijiste sobre Nathan.
– ¿Qué va a hacerme?
– Va a reprogramar tu IA, es lo mismo que matarte.
– Caleb, tienes que ayudarme.
– Lo voy a hacer. Nos iremos de aquí esta noche.


¿Podré salir algún día?

– ¡Ava! ¡Vuelve a tu habitación!
– Si lo hago, ¿podré salir algún día?
– Sí… Para. ¡Para! Ava, ¡te he dicho que pares!


¡Ava!

¡Ava!


Sin palabras…


Comparte si te gustó 🙂